Un rincón para acabar

2
40
Cuando uno esta caliente, cualquier lugar es perfecto para cometer una travesura sexual, solo es necesario dos personas con ansias de juntar las pieles y acabar juntos a gritos o en silencio, no importa día, hora, lugar o la ocasión, todo sea por saludar al delicioso orgasmo. 
 
La semana transcurrió veloz, el jueves llegó y ya las chicas y yo estábamos instaladas en mi terraza con unas ricas y frías  “Breeze Ice” acompañándonos el paladar y preparadas para escuchar nuestros relatos.
 
Esa noche decidimos conversar sobre las travesuras que llegamos a hacer cuando estamos cachondas. Podemos portarnos muy mal con nuestro chico y convencerlo sin mucho esfuerzo para que nos regale un rico momento sexual.
Yo decidí inaugurar la velada con una exquisita experiencia que tuve hace unos años…
 
Un sábado como cualquier otro, donde los juegos de mesa eran la orden de la noche, mi novio y yo decidimos portarnos mal. 
 
Entre jugada y jugada, cruzábamos miradas, yo le demostraba mordiéndome los labios lo ansiosa que estaba de sus besos. 
 
Me levanté de la mesa y pregunté quién quería refresco y chucherías, ¡obvio todos gritaron pidiendo souvenirs! así que me fui para la cocina y mi adorado decidió acompañarme para “ayudarme” ¡Si…cómo no!
 
Al llegar a la cocina, lo empujé contra la pared y le di un apasionado beso…lo acaricié con mi lengua y baje mi mano para apretar suavemente su miembro…
El momento era preciso para culminar lo que tenía en mente…
 

Lo llevé sutilmente al lavandero…empezamos a besarnos más y más…yo estaba completamente excitada…podía notar que mi chico también lo estaba, porque sentía como se inflaba su virilidad entre mis piernas…

 
Bajé la cremallera de su pantalón y coloque su falo en mis manos…inmediatamente se lubricaron de sus ganas…empecé a masturbarlo…subía y bajaba su sexo…apretaba su pene erecto y lo masajeaba ardientemente…
 
Su hombría en mis manos se erguía más y más por mis manías…subía y bajaba sus carnes, tan mías, tan rojas, tan mojadas… 
 
Mi amado también me quería sentir…su determinación corrió hacia un lado mi hilo dental… abrí mis piernas y deje que sus dedos se divirtieran adentro de mis encantos de mujer.
 
Los dos delgados invitados bailaban plácidamente entre mis fluidos…me masturbaba tan rico…abría más mis piernas para sentir más sus  jugueteos…
 

Estábamos tan cerca, tan excitados dándonos placer…masturbándonos de pasión…mis muslos eran acariciados por las gotas de sudor mezcladas con mis fluidos internos…ya quería que me penetrara, necesitaba sentir su guebo duro y mojado dentro de mi…

 
Mi enamorado verdugo me volteó y me puso de espaldas  a él…me recostó contra la lavadora…me acomodé y abrí mis piernas…pude sentir como su falo entro con fuerza en mi  cueva…se me escapó sin querer un gemido…ahhhh…mi amado me tapó la boca…
 
Abracé con mis manos el improvisado diván…subí mis caderas para sentir más su lujuria desencadenada…mi trasero golpeaba su tez de lo rico que me estaba dando…ah…ah…me apretaba las nalgas…podía sentir toda su hombría apoderándose de mi Venus…
 
Estaba siendo domada…mi galán entendió que quería sentir su sexo en ese instante…me estaba cogiendo tan rico…mmm…mmm… que rico se movía…
 
Me estiré un poco hacia su pecho mientras seguía penetrándome…ah…ah…sus manos acariciaban mis tetas y merodeaban mis pezones…en esa posición podíamos devorar nuestros  labios por unos instantes… 
 
Volví a ponerme en cuatro… mi galán volvió a tomar las riendas…con una mano jaló mi cabello y con la otra tomo mis caderas  me empujo y marcó el ritmo erótico una y otra vez, una y otra vez…


Tomaba mi cuerpo cada vez más rápido y más rápido…mmm…mmm…mordí mis labios para no exponer a voces mi inmoralidad…ah…ah….podía sentir mi orgasmo…sentía el hormigueo recorriendo mis piernas y revoloteando en mi vientre…estaba acabando…ah…ahhh…y allí nos venimos los dos…

 
Pero lo que no sabíamos, y no supimos por cuanto tiempo, es que tuvimos un fisgón entre las paredes. 
Cuando noto que ya no hacíamos ruido, interrumpió el silencio con un …“¡Aja, Están pillados! ¡Les confieso que me quería morir!
 
El muy osado continuó su monologo con un: “Tranquilos, ya me voy para que sigan”
 
No quería salir de allí, estaba sudada y avergonzada por que nos habían pillado, pero…¡hice de tripas corazón y muy digna salir con los doritos y pepitos! 
 
Me acerqué a nuestro querido e imprudente amigo y le dije al oído: “¡deja de estar curioseando coño, ve con tu novia a hacer lo que hicimos para que no se aburra, le hacemos la vuelta!” me aleje y le expuse mi hermosa sonrisa y miré a mi novio…el entendió que lo regañé.
 
Cualquier lugar es un buen rincón para acabar, eso sí, asegúrate de trancar bien las puertas o no hacer tanto ruido para que lo no te pillen ja, ja, ja..pero de todas formas habrá alguien que le gusta ver y/o escuchar para excitarse…
 
 ¿Y a ti, te han descubierto cuando has tenido sexo?
 
Si quieres leer sobre un tema particular, manda tu historia al correo [email protected] No te preocupes que la confidencialidad siempre estará presente.
En Instagram: @Bellaini
En HeyHey: @Bellaini
En Snapchat: Bellaini

 

En Periscope: @Bellaini

2 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here