Un rapidito por favor…

2
14
Estaba ansiosa por que mi cuerpo se exaltara con la lujuria que  solamente provoca el sexo, quería sentir la rebelión entre mis piernas, quería explotar de deseo, imaginaba el sabor de su miembro en mi boca, el solo pensarlo me humedecía toda, estaba dispuesta a tener un rapidito en la oficina.
Había sido una semana de locura. Transcurrían esas típicas interminables horas en donde el contador es nuestro mejor amigo y el salvavidas perfecto para poner al día nuestras cuentas con el “poder“.
Y al fin llegó el jueves, nuestro encuentro ya estaba acoplado en el balcón de Carolina. Nuestros brebajes no nos podían faltar. Ese día decidimos disfrutar de unos deliciosos “Sex on the beach“
Después que las chicas y yo nos pusimos al día con nuestras cosas decidí contar mi relato. Me levante cual Miss ganadora, con mi mejor pose de pasarela y orgullosa, afirmé regia y digna que un rapidito en la oficina es lo mejor para subir la adrenalina sexual.
Hay días en donde me siento mas sexy, creo que las hormonas juegan un papel muy importante. Quería celebrar mis triunfos profesionales con mi adorado, acababa de firmar un acuerdo y quería sellarlo con un divino orgasmo.
Lo llamé por teléfono con esa típica voz seductora que todas las mujeres llevamos por dentro, ese tono que esta encubierto  de orgasmo. ¡Esa voz de puta caliente!…
Le dije: “Amor, organiza tu agenda de ultima hora, te voy a coger y después me voy a trabajar“
Llegué a su oficina atrevida y sensual, cerré la puerta con seguro y me acerque lentamente a él…parecía una salamandra…lo bese eróticamente y le coloqué mi diminuto hilo dental entre sus manos.
Lo hice levantar de la silla del escritorio, lo tomé de la mano y lo conduje al paredón…el sofá era perfecto para tener mi aventura sexual.
Acaricie sus labios con mi lengua enardecida…luego me aparte mirándolo fijamente…tomé unos de los cojines y lo coloque en mis rodillas, quería estar cómoda mientras se lo mamaba… 
Bajé la cremallera de su pantalón…allí estaba mi paquete…erecto y firme para la batalla que iba a enfrentar con mi boca y mi vientre…
Lo acaricié suavemente…mis manos se deslizaban perfectamente, estaba lubricado con sus fluidos…eso me daba la bienvenida para tenerlo en mi boca…
Besé su glande…dejé que mi lengua recorriera de norte a sur su longitud…coloque mis manos en su parte baja para acariciar sus bolas…podía ver su falo chorreando y colorado…era el momento de introducirlo en mi boca…saborearlo…chuparlo…beber su sexo…
Mis labios acariciaban de arriba a abajo todo su falo…entraba y salía de mi boca una y otra vez…una y otra vez…. podía escuchar sus susurros escondidos…mientras se lo chupaba lo miraba…quería que viera como me gustaba darle sexo oral…quería ver como el disfrutaba mis ansias canales…
Froté con mis manos su miembro erecto…luego lo coloqué en mi boca para que su pene golpeara mis labios…me gustaba que me castigara la cara…mientras balanceaba su sexo sobre mi boca chupaba sus ganas…le hice la paja rusa…le encanta como mis tetas cubren su ego…de arriba a abajo…de arriba a abajo…Mmmm…Mmmm…le decía: “Que rico tu guebo mi amor….mmmmm….me gusta chupartelo“.
Estaba muy mojada…ya necesitaba que entrara en mí…precisaba balancear mis caderas sobre su vientre y tragarme todo su sexo…le mostré como estaba de mojada por él… 
Expuse mis labios encarnados y carnesí….introduje dos dedos en mis vientre para cargarlos de mis fluidos…luego introduje mi anular y el medio en su boca para que chupara mi hambre..
Subí mi falda..deje que mis piernas razonaran abiertamente de este a oeste…me coloqué sobre el…mmmm….que rico…uffff sentirlo adentro era excitante…en esa posición podía ver la ciudad a través del ventanal…
Mis caderas se movieron para él…me balanceaba de atrás hacia adelante…mi clítoris era acariciado por su miembro….mi amado me chupaba los pezones, eso me volvía mas loca….ah…ah..ah….si…
Coloqué mis manos sobre su cuello para bambolearme mejor….estábamos excitados…sudados…podía sentir la estampida carnal…así que empece a cogerlo duro…de arriba hacia abajo…podía sentir todos falo como salía y entraba en mi con avidez…ahhh…ahhh..ahhhh..
Mi amante colocó sus manos en mi culo…lo apretaba tan rico…su ambición por el orgasmo se veía venir…si…si…mi cuerpo destilaba sexo…..ya iba a llegar….
Ah….ah….me movía más y más rápido…frote mi vulva en su pene….ah…me agitaba tan rápido…rápido…ya sentía la explosión…ahhh…ahhhh apreté mis labios internos para  acabar más rico….y llegamos juntos!!…..mientras acababa, mis manos apretaron el sofá de cuero que ya  era parte de nuestra cuerpos ardientes y extasiados…nuestras carnes habían sida alimentadas de placer…
Quedó el ruido que solo deja el silencio de un orgasmo…nos besamos suavemente, mientras nuestros corazones acelerados estaban acompañados de esa divina convulsión genital…
Y fue así como en medio de la urbe yo disfrutaba de un rapidito en la oficina…
La rutina es uno de los villanos del amor, siempre hay que avivar la pasión con tu pareja para que no nos aseche la cotidianidad,  yo propongo que de vez en cuando sorprendas a tu [email protected] con un rapidito en la oficina.  La adrenalina que se siente por temor a ser interrumpidos es un ingrediente esquisto para saludar al orgasmo.
Si quieres leer sobre un tema particular, manda tu historia al correo [email protected] No te preocupes que la confidencialidad siempre estará presente.
En Instagram: @Bellaini
En HeyHey: @Bellaini
En Snapchat: Bellaini
En Periscope: @Bellaini

2 COMMENTS

  1. Muy cierto lo que dices la rutina es el cáncer del amor la falta de chispa de ganas solo por una cotidianidad mata todo lamentablemente hoy en día pocos le damos esa importancia al deseo a la pasión a las ganas al invento pienzo que eso se debe recuperar la seducción de una mujer su control de la situación y el entusiasmo del hombre gracias por el relato muy imaginativo

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here