Tres no son multitud

3
166
Hay muchas formas de reavivar la pasión, y como siempre digo: en la cama todo se vale, siempre y cuando ambas partes estén de acuerdo en experimentar nuevas sensaciones. El placer en pareja no debe tener límites, y si nos ponemos creativos se puede disfrutar mucho, todo sea por saludar al encantador orgasmo, que muchas veces puede estar acompañado por un invitado inesperado que nos instigue a decir: “tres no son multitud”.
 
La semana había estado interrumpida por un viaje de negocios, así que las chicas y yo, no nos habíamos podido reunir en casi 15 días. El inesperado jueves llegó y aproximadamente a las 8 y media de la noche ya estábamos juntas y acompañadas de unas deliciosas y frías  Smirnoffs Ice de manzana.
 
Verónica nos tuvo en ascuas durante días con su secreto, esa noche, la protagonista era ella. Esbelta y coqueta como siempre, se montó en la mesa de la sala y a gritos nos confesó que había participado en un “ménage à trois”
 
“Chicas esta ha sido una experiencia única y maravillosa y merece una celebración.
Roberto y yo siempre tratamos de buscar nuevas maneras de seducirnos, y la mejor forma de celebrar San Valentín es teniendo sexo con amor. La fecha ameritaba hacer algo distinto, así que le propuse que hiciéramos un trio, cumplir una de mis fantasías, estar con dos hombres y como nos encantan los retos, fuimos por ello.
 
Ambos estábamos claros que era un riesgo esta propuesta indecente, podía pasar cualquier cosa en esta relación después de la experiencia; y para evitar los celos, decidimos llamar a un chico de compañía para que fuese parte de nuestro ágape carnal.
 
Esa noche tuvimos una cena romántica…después de comer deje la mesa libre de cualquier obstáculo, era momento de que mi amado comiera el postre antes de que otro lo degustara. Me senté sobre la mesa, coloque mis nalgas calientes sobre el frio tope de madera…abrí mis piernas de este a oeste y empecé a acariciar mi clítoris frente a mi hombre…
 
Para humedecerme, mojaba mis dedos índice y medio con mi ardiente saliva y luego los colocaba en mis labios del sur…le enseñé como me excitaba…como me daba placer…luego coloqué mis dedos adentro  de mi…empecé a hacer movimientos lentos mientras con la otra mano titilaba mi vulva… mi cadera hacía un vaivén sensual…gemía y gemía…ah…ah…ah…mi adorado empezó a masturbarse…
 
Podía ver su falo erecto y húmedo…me gustaba como lo tenía…y como sus manos se movían de arriba abajo…sosteniendo lo que me pertenecía…le dije que me la chupara que quería acabar en su boca…así que se acercó, se arrodilló y empezó a lamerme toda…yo gritaba de placer…apretaba su cabello para demostrarle que me gustaba la forma como me hacía sexo oral…levante mis caderas para que su lengua llegara más al fondo…y con repetidas lamidas grité de placer….si…si…si…ahhhhh…en ese momento mi adorado acabo masturbándose.
 
Unos minutos después y ya reposados del éxtasis, tocan el timbre, era el amante furtivo que ese día nos iba a acompañar en mi viaje erótico.
 
Charlamos un rato, tomamos vino y como el tiempo apremia para ellos, decidimos ir al cuarto a agitarnos en las sábanas.
 
Roberto y yo, decidimos empezar…nos besamos…nos abrazamos…y empezamos a excitarnos…desnudos en la cama…empezamos a hacerlo…me penetraba tan rico…sentía su miembro duro dentro de mi…el visitante nos miraba y eso me excitaba… se bajó los pantalones y allí estaba el Adonis dispuesto para la batalla en la cama…
 
Le dije que se acercara…así que mientras mi adorado me penetraba en posición de misionero yo coloque mis manos sobre el miembro de mi otro acompañante…empecé a acariciarlo…a sentir su textura…su grosor…era momento de cambiar roles.
 
Le dije a mi Adonis que entrara dentro de mi…me puse en 4…uff…que rico estaba…sentir otro pene dentro de mí era excitante…coloco sus enormes manos en mi culo y me empujó hacia él, una y otra vez…una y otra vez…me estaba cogiendo tan rico…ah…ah…ah…incorporé a mi amante al festín…así que empecé a mamárselo…lamía todo su falo…colocaba mi lengua en su glande y luego lo introducía en mi boca…lo mamaba al ritmo en que mi otro amante me penetraba rico…fuerte…y fuimos una sola masa corporal.
 
Minutos después hicimos el 69 entre los tres… ¿cómo?, sencillo…mi Roberto y yo nos hacíamos sexo oral mutuamente, mientras el otro me penetraba por detrás…los tres acostados parecíamos un barco en aguas turbulentas…el cuarto hedía a lujuria…estábamos desgarrándonos la piel de tanto placer…mojados entre nuestros líquidos traslucidos y compartiendo el sudor de nuestras pieles…Roberto acabo en mi boca y mi adonis acabo en mi culo…ufff… que rico…yo acabé también pero quería más.
 
Mi cuerpo estaba ardiendo…estaba tan caliente…tan mojada…tan llena de semen en mi boca y en mi culo…pero quería más…necesitaba más…así que cabalgué encima de mi Adonis…me balanceaba ferozmente sobre él una y otra vez…una y otra vez…ahh….ahhh…podía sentirlo….podía sentir mi orgasmo recorriendo mi cuerpo una vez más…mientras tenía adentro a nuestro visitante sexual dándome como a mí me gusta…Roberto empezó a lamer mi trasero…el placer era infinito…y así llegó la explosión..ahhhhhh……si…si….acabé demasiado rico…mis dos amantes me acabaron en los pechos…fue lujuria extrema.
 
Después de muchos orgasmos despedimos a nuestro convidado, lo mejor de todo es que fue sin culpa, sin remordimientos, sin ataduras, son compromisos, es como el técnico que llega a reparar su nevera y se va después de hacer el trabajo. Aquí no fue la excepción; como dicen por allí: “indio comido, indio ido”.
 
Después de la historia de Verónica todas quedamos en silencio…no nos habíamos dado cuenta que mientras ella contaba con detalles el fabuloso trio, nos terminamos todas las botellas de Smirnoff Ice.
 
No hay cosa más sabrosa que cumplir las fantasías sexuales, y vaya que Verónica lo hizo en grande, no creo que sea la única chica en querer estar con dos hombres, sé que hay muchas mujeres que callan sus deseos por miedo al qué dirán. Bien tontas que son, al fin de cuentas todo es un acuerdo, uno no puede ir por la vida reprimiendo los deseos y mucho menos si son orgasmos.
 
Si quieres leer sobre un tema particular, manda tu historia al correo entresabanasconbellaini@gmail.com. No te preocupes que la confidencialidad siempre estará presente.
En Instagram: @Bellaini
En HeyHey: @Bellaini
En Snapchat: Bellaini
En Periscope: @Bellaini
SHARE
Previous articleSexo aniversario
Next articleLlama y acábame
bellaini
Solo soy una chica que quiere contar las historias que se esconden entre las sábanas

3 COMMENTS

  1. Esta excelente tu relato, inmediatamente me vi también en esa escena sentado sobre la silla en esa habitación observando todo desde ese punto con poca luz pero en una posición VIP… Muchísimos aplausos por tu historia sigue así pero debería también hacer un relato pero esta ves tipo swinger que habemos muchos con esa fantasía atrapada sin darla a conocer besos fit y fuertes jajajajaja saludos para indefix

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here