Tócame, bésame, cógeme

0
2514
 
 
Y te traje desde mis sueños, Morfeo se puso celoso que hayas entrado a mis pensamientos y como siempre lo hiciste, me cautivaras con el dulce néctar de tus labios, eras ese amor adolecente, de hormonas alborotadas y labios anhelantes por tus besos….desperté…sudada….excitada y preguntándome ¿qué era de ti? Hacía tantas lunas que no te veía.
 
Ese día el sol era más incandescente de lo normal, no sé si calentaba mi piel, mi cuerpo o le subía la temperatura a mis ansias. Ese jueves; las chicas y yo decidimos reunirnos en la piscina de un reconocido hotel de la ciudad, el clima así lo merecía y unas piñas coladas fueron las acólitas perfectas para aderezar nuestro paladar.
 
Verónica quitándose los tacones levantó su copa y exclamó “Vamos a brindar por esos amores inolvidables…chicas, hoy me he reencontrado con un viejo amor, y parece mentira… a pesar que cada uno tiene su vida, aún nuestros cuerpos tienen apetito entre si….hoy vi a Alberto después de mucho tiempo, son esas causalidades que te regala la vida y justamente en estas horas tardías lo trajo nuevamente a mí.
 
Me encerré en la oficina para poner en orden mis ideas. Necesitaba tranquilidad y frescura, llevaba 15 días  con el aire acondicionado dañado ¡y eso me tenía con un humor de mierda! Llamé a mi asistente desesperada preguntando cuando iba a venir el técnico para arreglar el aire, y ella asustada como siempre, me respondió que venía en camino.
 
Tocaron la puerta 5 veces, con una melodía especial que me recordó a un amor de la universidad…sin levantar la mirada exclame que pasara…fue su olor….su tono de voz que me hizo despegar mis ojos de mi escritorio….y allí estaba el…ese entrañable amor…nuestros luceros se entumecieron…mi corazón se ensalzó…no podía creer que nuevamente podía escuchar su voz.
 
Nos pusimos al día mientras arreglaba ese soplo eléctrico que decidió ser mi tormento durante dos semanas. De vez en cuando nuestras miradas se cruzaban, yo lo seduje cruzando mis piernas y desabrochando un botón de mi blusa, mientras me abanicaba mi rostros con una libreta liviana…pasaba entre mis labios unos cubos de hielo que quedaron en un vaso de agua fría que le di para que se refrescara…él se quitó la camisa para trabajar más cómodo…su sudor me excitaba…me daba celos que fuese el calor el motivo por la que esa gota bajaba sobre su pecho y no lo provocara yo… media hora después el aire funcionó.
 
El bajó de las escaleras… se acercó a mí…reclino mi silla hacia atrás, colocó sus brazos en las posaderas  y me dijo de cerquita; que ahora mi cuerpo iba a estar más fresco…se acercó más… cerré los ojos…y  me dio un vigoroso beso…su cuerpo se inclinaba cada vez sobre mí y allí caí rendida a su carnalidad…
 
Me agarro de la cintura y me levantó, crucé sus piernas en sus caderas y me sentó sobre el escritorio…lamía su sudor… arañaba su espalda mientras el besaba mi cuello y acariciaba mis pechos…desesperada desabotone su pantalón y toque su miembro duro, erecto para mí, lo acaricie suavemente…mientras el apretaba mis pechos y me mordía los labios…saque su falo…lo vi y sonreí…el me miro, me subió ferozmente la falda, corrió mi pantaletica hacia un lado, me jalo y se introdujo en mi….estaba grueso…entraba y salía…entraba y salía…estaba tan excitada…húmeda de nuestro sexo….caliente…luego colocó sus manos en mis nalgas y yo me colgué a su cuello…nuestro vaivén se aceleraba al ritmo de mis jadeos…le decía: dame más…más…más….que rico papi….voy a llegar…acábame….ah…ah…ah…y exploté de pasión en su oído…mordí su oreja y le dije que quería leche…
 
Me estiré hacia atrás…relajé mi cuello y levante más mi pelvis…puso sus rudas manos en mis caderas para que me penetrara más y más…rápido…rápido…duro…y allí…encolerizado…mi amante llegó al clímax…y yo…si pude ver una gota de sudor en su vientre que era producida por mi…
 
Y bueno chicas…salud por ese orgasmo que tuve hace unas horas”
 
Carolina, se levantó y exclamo: “¡Pues ni te echaste perfume querida porque hueles a sexo!”. Todas nos reímos sin parar
 
Yo me levanté, camine descalza sobre la orilla de la piscina y les dije: “Chicas esta semana me paso algo muy extraño y les voy a contar”
 
Yo tuve un amor adolescente… tierno… bello… mágico… como todo amor juvenil. Tenía 16 años. A pesar de durar un verano, nuestra amistad perduró por muchos años. El conocía mis aciertos y desaciertos amorosos y siempre recibía su consuelo, para él; era la única forma que tenía de estar a mi lado, conservaba la esperanza de poder ver ese brillo de amor en mis ojos…ese resplandor…pero provocado por el…luchó por casi 12 años convenciéndome que él era el indicado para mí…hasta que desistió y se alejó…
 
Hace poco, recibí una llamada telefónica….era el…después de estar dos semanas soñándolo…escuché su voz al otro lado de la bocina y me dijo: “Soy yo, llevo días soñando contigo y decidí llamarte” Y fue así como un viernes en la tarde, Ismael regresó a mí.
 
Nos vimos…nos abrazamos…nos quebrantamos los huesos de tanto amor…era tan surreal que después de tanto tiempo podía volver a ver sus hermosos ojos verdes y sus carnosos labios rosa.
 
Conversamos toda la tarde, entre risas, recordamos nuestra juventud, nos pusimos al corriente, ya cada uno con sus vidas, tan maduras, tan adultas, tan resueltas, tan sociales, tan distintas….tan distantes…de repente nos invadió el silencio y nos acarició la nostalgia…se acercó lentamente a mi silla…me hipnotizo su mirada…bajé la mía…colocó su mano en mi quijada y subió mi rostro…lo mire…me miró… y allí…nuestros labios se juntaron, como lo hicieron tantas veces hace tantos años…
 
Nos besamos apasionadamente…su corazón galopaba insaciablemente…lo aleje…como siempre lo hacía…sabíamos que no debíamos hacerlo, pero las ganas podían más que cualquier convicción…
 
Nos besamos, rozamos nuestros cuerpos, la tarde fue testigo de ese encuentro…me acaricio la espalda…beso mi cuello…mi cuerpo no podía poner más resistencia a sus besos y sus caricias…toda mi complexión temblaba por sus manos…y allí me rendí.
 
Entrelazo sus dedos por mi lacia cabellera mientras acariciaba mis labios con su lengua, yo deje que mi frenesí llevara las riendas…levanté mis brazos y me quitó la blusa…acarició mis pechos erectos mientras el brasiere desaparecía de mi cuerpo… sus labios chuparon mis pezones…estaba tan excitada…acariciaba su cabello mientras su lengua en formas exquisitas merodeaban por mis pechos…sus manos masajeaban suavemente mis curvas hasta llegar a mi venus y comprobar que estaba húmeda…y era por el…
 
Nos desvestimos poco a poco…contemplaba mi carne, él podía ver como todo de mi estaba erizado…yo podía ver como sus manos temblaban, como si tocaran una porcelana china… abrí mis piernas…y el entró en mi…me pudo sentir húmeda, tibia…ardiente…mi vientre exaltado se movía lentamente devorando su virilidad…engullía dentro de mí su sexo fuerte…levantó mis piernas y entró más profundo y más profundo dentro de mi…yo gemía y  gemía de placer….gemía gracias a él…
 
Lo acosté en mi lecho y me ascendí sobre su cuerpo…esta vez yo tenía el control…movía mis caderas en formas lentas y circulares…mecía mi vientre en su pelvis lenta y profundamente, mientras el no permitía que la gravedad de mis pechos hicieran lo suyo…mis mamas descansaban en sus palmas mientras yo cavaba más profundo en su vientre…aceleré el ritmo más …más… más…podía sentir como mi orgasmo venía en camino…apreté mi pelvis para sentir su pene…me columpiaba sobre su cuerpo ágil…apresurada…ávida de su sexo…gemía…ah…ah…estaba allí…ah…ah…sentía el vapor….sentía la furia de su miembro en mi…
 
Minutos después tocamos el cielo juntos…arrebatados…convulsionados de placer…sudados de lujuria…nos miramos…nos besamos y allí firmamos un pacto que hace muchos años había quedado solo en sueños.
 
Y así queridas amigas “Morfeo” me trajo un remoto amor, que me recordó lo que es sentirme mujer amada, anhelada y deseada… ¡Brindemos por esos orgasmos sorpresa!
 
Tal vez antes no fue nuestro momento, tal vez hoy no es nuestro momento, tal vez no lo será nunca…solo sé que fui suya, y él fue mío…en ese breve instante de aquella tarde calurosa…
 

 

Si quieres leer sobre un tema particular, manda tu historia al correo: bellaini22@gmail.com. No te preocupes que la confidencialidad siempre estará presente.
 
En Instagram: @Bellaini
En HeyHey: @Bellaini
En Snapchat: Bellaini
En Periscope: @Bellaini

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here