Ella es mi mujer

posted in: sabanas, Uncategorized | 0

Su piel era tersa, tan nítida como la mía. Tocarte era como estar acariciándome de forma omnisciente. Me consumía vehementemente tu aliento azucarado y me embriagaba. Tus pechos, tus caderas, tu larga cabellera ondulada , tus manos tocando mi sexo … Continued