Sexo aniversario

0
215
 
Nada mejor que celebrar 365 días de amor con una buena tanda de travesuras y malabares en la cama… una revolcada de las buenas como dicen por allí. De esas que te hacen gemir y decir: “¡Dame más, dame más, si, si…!” de esas en que tu cuerpo se baña de sudor en exceso,  de esas en donde todos tus sentidos vibran de pasión, de esas en la cual tu agraciada beldad está  tan mojada que hace que la virilidad de tu hombre navegue en aguas densas y ardientes, de esas en donde te duelan los muslos y las caderas de lo duro que te dieron…de esas en donde no puedas caminar al día siguiente del placer que sentiste… ¡Una COGIDA apoteósica señores!
 
Las chicas sabían que estaba de aniversario el jueves, así que pospusimos nuestro acostumbrado encuentro semanal un día más, y así yo podía disfrutar mi noche de sexo en plenitud con mi chico y sin contratiempos.
El viernes llegó, y decidimos citarnos esta vez en casa de Daniela. Verónica trajo una botella de vino rosé que había comprado en su reciente viaje a Aruba y Carolina trajo un barco de sushi, cortesía del chico con que estaba saliendo; un chef de un reconocido restaurant oriental de la ciudad.
 
El balcón de Dani estaba divino, como siempre; hacía una brisa espectacular que hacía que nuestras prendas íntimas quedaran al descubierto de cuando en vez, cada vez que el viento hacía de las suyas entre nuestras piernas.
 
Daniela tenía un gusto particular en decoración de interiores. Hace unos meses había comprado un mueble de esos victorianos remodelados, color blanco hueso y tapicería rosa. Cada vez que lo veía me sentía “María Antonieta”. Así que me recosté cual diva austriaca, pero esta vez, adoptada por Venezuela…ya el licor había hecho efecto en mis sentidos, así que deslice mi derrier en el mueble, coloque mi torso en sus cómodas lonas y acariciando mis muslos, empecé a relatar a las chicas mí apasionado encuentro amoroso de aniversario.
Ay amigas…anoche me dieron tanto y tan duro que me duele mi manzanita…lo hicimos toda la noche…por supuesto el mañanero no pudo faltar.
 
Para celebrar nuestro aniversario, Santiago y yo disfrutamos de un festival gastronómico de comida tailandesa. El ágape estuvo divino acompañados de un vino blanco. Entre copa y copa, parloteábamos como había sido nuestro furtivo encuentro, nuestras aventuras, discusiones y reconciliaciones con sexo.
Después de casi dos horas me llevó a donde Jazmín voló sobre una alfombra mágica y cantó y cantó…ja, ja, ja… ¿ustedes me entienden no?
 
Mientras mi adorado me esperaba en cama, yo decidí seducirlo…caminé lentamente hacia él… adorné mi cuerpo con un sexy atuendo negro de trasparencias en tres piezas: brasier, pantaletica y un sexy liguero en mis piernas, y por supuesto, acompañada de unos tacones negros punta de aguja…coloque en el iPod a Sade con el tema “No ordinary love”.
 
Contornee mi cuerpo en formas misteriosas frente a él… tocaba mis pechos, mi cintura, mis muslos y acariciaba lentamente mi vientre…me solté el cabello y lo deje caer sobre mi espalda y mis hombros…me arrodille en frente de él, y mientras tenía sus ojos puestos en mis formas, tome una fresa y la frote sobre mis pezones una y otra vez…una y otra vez… formando una hélice alrededor de mis formas puntiagudas…luego me lleve a mis labios la fruta vulnerada… la mordí…me atraganté de sus cítricos y decidí compartir su sabor, desinstalando el néctar de mis labios y colocándolos en la boca impregnada de deseo de mi amado.
 
Restregué mi venus en su falo erecto, estaba tan excitado y duro… eso me gustaba y me calentaba más…luego me volteó y me acostó sobre la cama…quito con su boca mi diminuta tanga y entro a conversar encarnizadamente con mi sexo…lamía cada una de mis partes…chupaba ferozmente mis rincones,  su lengua revoloteaba rápidamente en mi clítoris y yo explotaba de pasión… mi escultural flor vertía más y más, y más… y más…levanto su rostro, sus labios estaban tan cubiertos de mi…se acercó a mi boca y me beso apasionadamente…pude saborear mi propio néctar…lo empuje hacia atrás…nos quedamos arrodillados uno en frente del otro…baje mi cuerpo e introduje su enorme, grueso y erecto pene en mi boca, estaba tan firme y tan húmedo, como a mí me gusta…empecé a introducirlo una y otra vez…una y otra vez…con una mano acariciaba sus gemelos del sur y con la otra masajeaba verticalmente su sexo…lo miraba sádicamente…le demostraba como me gustaba mamárselo…agarró mi cabello con una cola de caballo y acaricio mi espalda…mis pechos…yo subí mis manos y arañé su pecho, al mismo tiempo que introducía su miembro en mi verbo.
 
Me abalance y cabalgue sobre su vientre una y otra vez, contorneaba mis caderas en un vaivén desenfrenado de locura y desenfreno…gemía tan duro… ah..ah…ah….estaba tan profundo dentro de mi…le decía: dame…dame….si…esta tan duro…que rico….me gusta….voy a llegar….si…ahhhhh…arañaba su pecho y el apretaba mis nalgas y me empujaba más hacia su  furia carnal…una y otra vez…y al unísono galopamos….luego llegó la explosión…ese aullido infinito y placentero…acabé muy rico.
 
Después de haber logrado mi orgasmo quería más…mi cuerpo demandaba más placer…mi candente amante sabía lo que necesitaba…así que me puso en cuatro y empezó a gratificar mis ansias sobre el mueble…me penetro una y otra vez…rápido…lento….fuerte…y allí veía venir otra vez la explosión, pero esta vez mas fuerte…le dije: Voy….ahhh…vente….vente conmigo….lléname…quiero tu leche…dame…y allí estallo su sexo…lo sentí venirse en mis nalgas mientras yo tocaba el cielo una vez más…
 
Nuestros cuerpos enjaulados de deseos se confundían entre sí…el cuarto estaba inundado de nuestros gritos y las sábanas de nuestros fluidos…no podías saber dónde empezaba uno y terminaba el otro…lo hicimos toda la noche…y al despertar, lo primero que probé fueron sus fluidos…me desayune con sus ganas….me bañe con sus ganas… entre besos y caricias alcanzamos el clímax una y otra vez, escoltados por el agua que acariciaba nuestros cuerpos…nos hicimos la promesa de que mientras durara lo nuestro, una manutención obligada sería darnos muchos orgasmos…el día que ese apetito se vaya, cada uno emigraría a otros puertos. Mientras tanto…yo seguiré saturando mi cuerpo con su complexidad compleja…y si…por gula….mientras la tierra gire alrededor del sol en cada aniversario.
 
Si quieres leer sobre un tema particular, manda tu historia al correo: entresabanasconbellaini@gmail.com. No te preocupes que la confidencialidad siempre estará presente.
En Instagram: @Bellaini
En HeyHey: @Bellaini
En Snapchat: Bellaini

                                                                                         En Periscope: @Bellaini

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here