Hola Mr. Orgasmo

0
27
Los que hoy en día piensan que la masturbación es cosa de hombres, déjenme decirles que están muy equivocados, las mujeres también lo hacemos y la ventaja que tenemos, es que existen muchos jugueticos para conocer a “Mr. Orgasmo”.
Seguro muchas de ustedes se ruborizan al pensar en poner sus deditos dentro de su venus, ¡no saben lo que se pierden! He conocido mujeres de 60 años que nunca se han masturbado, pero nunca es tarde mientras las ganas de ruborizarse, sudar y gritar: ¡Ahhhh! Están tatuadas en el subconsciente.
La primera vez que me presente (porque es la mejor forma de conocer esa mujer que hay en ti) tenía como 24 años. Estaba aburrida y de repente empecé a recordar como mi ex tocaba mis pechos, me besaba el cuello, la espalda, mi manzanita, y cómo hicimos el amor tantas veces en toda su casa…comencé a excitarme. No tenía ni idea de cómo masturbarme pues nadie nace aprendido, tampoco era adicta al  internet como para averiguar el paso a paso, no tenía el manual pero si las ganas de llegar al clímax. Además, la cosa no fue con premeditación y alevosía, simplemente me dije a mi misma: “mi misma ¡tócate!”
Mis manos fueron directamente en dirección al sur y la frontera que había entre mi mente y mi sexo desapareció. El instinto carnal se hizo presente y en formas geométricas mis dedos jugaron con la señorita “clítoris”. Entre un torrente de pasiones me retorcía gloriosamente, mi corazón se aceleraba, mientras mi cuerpo reconocía como mi mente sabía que estaba dominando mis tabúes. Estallé y tuve mi primer orgasmo provocado por ¡mi!
Resulta que yo soy chévere, me conocí y me reconocí; y como una amistad que se construye día a día pues varias veces mis manos y yo salimos a conversar.
Patricia tuvo un tutor, su esposo.  Él le enseñó como quererse y desde ese día, ella y ella se volvieron inseparables. “Masturbarse en frente de tu pareja  es una experiencia excitante, un día fuimos a un hotel y le enseñé con la ayuda de un vibrador, como me gusta que me toquen. Gemía y gemía hasta que el empezó a masturbarse también, me excitaba como él le gustaba verme llegar y los dos después de unos cuantos minutos explotamos”
Daniela confesó que lo hizo cuando tenía 15 años de edad. Encontró un libro en el cuarto de sus padres y se puso a practicar la lección.
Verónica lo hace con cierta regularidad. Su “kit” nunca la abandona. Ella asevera que el mejor amigo de una mujer se esconde en la mesa de noche o debajo de la cama.
“La verdad es que aún me cuesta creer que una chica no sepa cómo complacerse, entonces como le va a decir al hombre donde le gusta que la toquen, a ellos hay que enseñarles el camino porque muchas veces parecen un sabueso loco, ciego y sordomudo”
Un día Amanda llegó molesta de la universidad,  había peleado con un profesor y tenía un terrible dolor de cabeza. Se recostó en la cama, colocó incienso y prendió unas velas. Para olvidarse de todo, continuó con la lectura de su libro “Las edades de Lulú”. La imaginación pudo más y decidió escribir su propia historia. Para relajarse comenzó con subirse la falda, inclinar las piernas y masajear suavemente su venus mientras acariciaba sus pechos. La tertulia entre su sexo y sus dedos duró unos 10 minutos, tenía 18 años.
María Gabriela conoció su primer orgasmo gracias a ella, a pesar que tuvo una relación con un chico por 5 años, el jamás logró encenderla.
Carolina se escandalizaba con las confesiones porque para ella eso de “masturbarse” es como pecaminoso en innecesario si tienes con quien hacer el amor. Después de un buen jarabe de lengua que le dimos todas, finalmente nos reveló que nunca lo había hecho. Jamás las juzgamos. Simplemente como buenas amigas le regalamos su primer “Antonio” para que se divirtiera y se conociera.
Mujeres del mundo, masturbarse no tiene nada de malo. No irán al infierno ni son putas por conocerse y quererse.
Considero que si muchas adolecentes se conocen y experimentan el placer por si mismas, no caerían en esa tonta prueba de amor que piden muchos, ni hubiese tanto embarazo precoz, es cuestión de educación sexual.
Eso que te dicen: “vamos que te va a gustar” Es cierto, te va a gustar, pero por eso, primero ten esa conversación contigo misma y pasa la frontera entre tu sexo y tu mente. ¿Te has preguntado por qué no lo has hecho?

 

El próximo tema será “Llegó el Paviperro” ¿Has salido con un hombre mucho mayor que tú?, cuéntame tu experiencia  en el correo [email protected]. No te preocupes que la confidencialidad siempre estará presente.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here