Entrada trasera

1
20
Yo no sabía que ese día iba a tener un visitante carnal no común para mi sexualidad, que ese día los tragos de más me harían una imprudente jugada, que ese día después de beber muchos cocteles bailaría como si no hubiera un mañana, que ese día me iban a dar por detrás.
 
Nuevamente llegó el jueves y las chicas estaban ansiosas por reunirse. Por múltiples actividades laborales, teníamos 15 días que no teníamos nuestro acostumbrado encuentro.
 
Esta vez había una nueva integrante amiga de Daniela, Lorena; una mercadóloga  de 23 años que siempre había querido participar en nuestras chácharas femeninas. Ella se iniciaría con un relato muy particular y necesitaba contarlo para poder sentirse aliviada y no juzgada por su conciencia.
 
Ambientadas por las melodías de la fabulosa Adele y acompañadas de unas divinas sangrías de vino blanco, nos sentamos en unos cómodos puf para escuchar a Lorena, la brisa nocturna nos acariciaba la piel y nos alentaba a relajarnos para ser partícipes del relato de nuestra invitada.
 

“Chicas, hay fines de semana inolvidables y este definitivamente pasaría a la historia, hace poco perdí mi virginidad anal, y todo por culpa del ron, no lo vuelvo a tomar porque entonces doy el culo ja, ja, ja…

 
Pedro y yo tenemos 4 meses saliendo, él es divertido y buen amante, a eso se le suma que siempre estamos inventando hacer algo nuevo los fines de semana, si no es una parrilla en casa de sus amigos, es una salida al cine, o ir a la playa, la montaña, cualquier cosa que se nos ocurra.
 
Era un viernes cualquiera, pero se hizo diferente con la llegada de una amigo de la infancia que tenía años viviendo en España. Como parte de su bienvenida, esa noche decidimos ir a un club de ambiente reconocido…si, su amigo era gay.
 
Al entrar al club nos dieron a cada uno un vaso, pagabas la entrada y con eso tenías derecho a beber todo lo que tú querías hasta la 1 de la mañana… ¡y yo me bebí hasta el agua del florero! Ja, ja ja…
 
Baile toda la noche, la música es genial en ese tipo de discotecas…me sentía toda una diva, baile como una stripper en un tubo que había en el segundo piso, me sentía desinhibida, sexy, provocativa y obviamente relajada por el alcohol en mi cerebro…
 
Unas horas después estábamos rodeados de extraños bailando, saltando y riendo…cuando pusieron el tema de Gloria Trevi, “Todos me miran”  se desató la locura total…
 
Minutos después colocaron algo más sexy…sonaba “You can leave your hat on” allí la puta que hay en toda mujer salió a flote, empecé a restregar mi trasero y mis tetas en el cuerpo de Pedro, lo miraba salvajemente, de repente se unió una chica y me empezó a acariciar… en mi mente decía: bueno… es una disco gay relájate y sigue el juego, tu estas clara de tu sexualidad.
 
Era engatusante la manera en que la chica me seducía, yo solo me dejaba llevar… mi chico estaba alucinado con la escena que tenía en frente de sus ojos. De repente… ¡La extraña amante me beso! Yo quede en shock, miles de cosas pasaban por mi cerebro, pero le correspondí y vi a mi chico, creo que su cara lo dijo todo…la besé….disfrute de sus labios de hembra… la manosee… le apreté el trasero y después le susurré en el oído que lo dejáramos hasta aquí porque a mí me encanta un guebo…
 
Decidí que ya era momento de ir a la casa…el mundo me daba vueltas y me sentía ardiente…caliente…quería coger a mi amado de mil formas…quería acabar y acabar..
Llegamos a su casa…nos tambaleábamos de un lado a otro….chocábamos con las paredes….entre golpe y golpe lo besaba…le acariciaba su miembro duro…le decía que lo quería adentro de mi…no sé cómo subimos las escaleras, pero le dije que quería hacer el amor al aire libre…así que subimos al techo de la casa con una botella de ron que robamos del bar de su padre.
 
Sobre una manta improvisada nos empezamos a besar…me quitó el vestido…me quitó mi diminuta tanga y empezó a hacerme sexo oral…yo gemía…ah…ah…estaba tan húmeda…su lengua beso mis recovecos vaginales mientras uno de sus dedos acariciaba mi ano…chupaba todas mis partes…mi clítoris hinchado de pasión se perdía entre su lengua y sus labios…le decía: no pares…mm…que rico…ah…chúpame toda…ahhh…si…
 

Estaba tan excitada….mis fluidos estaban en toda su boca…mi sexo estaba extasiado….me seguía chupando más y más…luego sus dedos empezaron a jugar dentro de mi…entraban y salían dentro de mí, mientras su lengua titilaba en mi venus ardiente…ya veía venir mi orgasmo…ahhh si…si…en el momento de la explosión unos de sus dedos acariciaba en círculos mi ano…el orgasmo fue estupendo…acabé en su boca….

 
Pero quería más…estaba tan caliente…luego me penetró…su miembro duro salía y entraba dentro de mi…ahh…que rico…estaba duro…mojado de sus líquidos y los míos….lo veía salir y entrar y eso me excitaba…ya sentía otro orgasmo venir…levante mi pelvis y coloque mis piernas sobre sus hombros…así podía sentir todo su falo adentro…me cogía tan rico…sus manos en mi cintura me empujaban hacia el…mi deseo colgaba entre su pelvis…
 
Mis ganas estaban tan desatadas…me sentía mujer…acabé otra vez…esta vez más fuerte…estire mi cuello hacia atrás y grité de placer….si…si…ahhh…que rico…siiiii…mi amante me miraba satisfecho y orgulloso de que esos ataques de frenesí eran a causa de él…entonces le dije: ¡Cógeme por atrás!…
 
Me volteo y empezó a acariciarme…me dio el beso negro…mientras con una mano acariciaba mis senos…con la otra merodeaba nuevamente mis partes recónditas…estaba tan mojada…sus dedos navegaban en mi sexo…así que aprovecho ese licor y lo colocó en mi trasero…
 

Yo estaba acostada de lado…de espalda a mi verdugo…poco a poco empezó a introducir un dedo…yo me masturbaba y acomodaba  mi virgo…disfrutaba el placer que  me daba…luego introdujo dos dedos…entraban y salían dentro de mí para hacer cabida a su falo…mi trasero estaba siendo preparado para un banquete anal…

 
Estaba dilatada para él…dispuesta a su pene…y me penetro…sentí un dolor con placer…mi hombre me dijo que me relajara…que solo disfrutara…así que me deje llevar por su voz y su pene entrando en mi puerta trasera…yo movía mis caderas merodeando ese espinazo carnal…seguía sintiendo un poco el dolor…pero era apaciguado por esa nueva sensación de placer que estaba experimentando mi cuerpo…
 
Era como una gata en celo…estaba rendida a su apetito voraz y dispuesta a comerme su virilidad…lo escuchaba gemir…podía sentir como se movía solo para mi…mi trasero devoraba su sexo…coloque mi pie sobre su muslo para que  pudiera cogerme más…me abrí más para él….sentí otra vez dolor, pero nuevamente acompañado por el placer…ese placer que solo el sexo anal te puede dar…
 
Seguí rendida a su tez canela…dando concesión a mis perversiones….así que me coloqué de espalda…me arrodillé acompañada de mi inmoralidad y me expuse nuevamente hacia mi hombre…deje que siguiera penetrando mi umbral…entró nuevamente en mi…una mano acariciaba mi espalda y la otra sobaba mis bordes internos y chorreantes…levantaba mi trasero para que él se deleitara con la vista…que sensación tan lacerante y deleitosa a la vez…era una mezcla de sexo agridulce…
 
Seguimos danzando…complaciendo los antojos ya desvanecidos…ya el amanecer se estaba revelando en nuestros cuerpos y ya podía sentir que mi amante se venía….le dije que acabara en mi trasero…quería que mi piel fuese testigo de su orgasmo…sentí su crema caliente en mis nalgas…y fue así como caímos rendidos acobijados por el alboreado clímax.
 
Verónica se levantó y abrazó a Lorena con su peculiar y explícita sonrisa y a viva voz afirmo: “bueno querida, ahora deberás ponerte creativa, buscar lubricantes y jugueticos para que te diviertas más cuando te den por detrás”
 

La confesión de Lorena desató muchas interrogantes, desde mejores posiciones, hasta accesorios para el placer, pero lo más importante protección; ¡hay que proteger con un látex al Don Juan!

 
Y chicas, cuando se decide dar marcha a la entrada trasera, se debe hacer por mutuo acuerdo, nada obligado y con mucho cuidado, lo importante es que en este juego del amor y del placer los dos disfruten.
 
Si quieres leer sobre un tema particular, manda tu historia al correo [email protected] No te preocupes que la confidencialidad siempre estará presente.
En Instagram: @Bellaini
En HeyHey: @Bellaini
En Snapchat: Bellaini
En Periscope: @Bellaini

 

1 COMMENT

  1. Me he masturbado como 3 veces con este relato, siempre lo he intentado con mi esposa, algunas veces con éxito otras no tanto. Sin duda el sexo anal es maravilloso. Y tú Bellaini cuentame lo has intentado?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here