¡Con mis fetiches tengo!

0
91
Dicen por ahí que uno no conoce sus fetiches hasta que tienes esa fantasía recurrente una y otra vez, y entonces un día gritas: “¡Es que a mí me gusta cuando….!” 
 
Para entrar en contexto, los sexólogos afirman que el Fetichismo, es ese adorno o situación para generar placer en la cama, y sirve de alternativa para escapar de la rutina y reavivar el estímulo generando mucho placer. Y como siempre digo: en la cama todo se vale, mientras sudamos, exhalamos y nos acercamos al apetecido orgasmo.
 
Carolina descubrió hace mucho tiempo su fetiche cuando conoció a su esposo, y es que ella no se había dado cuenta que le gustaba los vellos en el pecho, cuando una noche llegando al clímax, acariciaba, besaba y arrancaba con sus dientes; los vellos de su amante mientras acababa una y otra vez.
 
“Me fascina un hombre con los pelos bien puestos, ¡y en el pecho mucho mejor!, cuando estoy a punto de llegar al orgasmo, le empiezo a acariciar el pecho y a entrelazar en mis dedos todos sus pelitos. Paso mi lengua humedecida de lubricante de ciruela, le jalo los vellos con mis dientes y me vuelvo loca. También me encanta cuando Esteban se deja la barba, porque cuando me hace sexo oral estoy en la ¡gloria! Es un placer indescriptible”
 
Casi se me cae mi adorado trago “Margarita” cuando la escucho decir su confesión. Le dije: “Querida, tu fetiche se llama “Tricofilia” amas entonces los osos, espero no te guste con pelos allá abajo, porque a mí me gusta aterrizar en pistas limpias ja, ja, ja”
 
Yo confieso que mi fetiche son las manos. Me encantan unas manos bien cuidadas, suaves, con dedos definidos, sin callosidades y uñas perfectamente geométricas. También me gusta estar completamente desnuda y tener tacones altos puestos cuando entro al rin.
 
Una noche, después de un excelente concierto de Jazz, mi novio y yo nos fuimos a su apartamento. Nos servimos unas copas de vino, el empezó a besarme el pecho y quitarme la ropa lentamente, me excitaba mirar como sus manos recorrían mi cuerpo y me quitaban lentamente mi diminuta tanga. Le susurré al oído “déjate la corbata mi cielo”.
 
Me quedé con mis tacones puestos solamente, a pesar que a él le encantaba siempre besarme mis pies y chuparme todos mis dedos cuando danzaba dentro de mí.
 
 Nos acostamos en la alfombra y su verbo llegó a mi venus a recitar versos largos y profundos, explicados en mil lenguas y llenos de placer. Agarré sus manos y las coloque en mi pecho, las contemplaba, lamía sus dedos y me embriagaba con el olor de mi sexo. Lo levanté por la corbata para que se introdujera en  mi vientre y seguí contemplando sus manos en mi cara, mi cintura y mi pelvis. La madrugada nos alcanzó al igual que nuestros susurros desesperados.
 
Verónica le encanta hacerlo en lugares públicos y sentir esa sensación de que la están viendo, su “Agorafilia”la ha llevado a situaciones extremas y muy divertidas. Una vez estaba en un bar en Europa y con un simple guiño de ojos, le dijo a su chico que la acompañara al baño. Él se tomó un trago fondo blanco y fue a su encuentro.
 
“Yo tenía mucho frio y que mejor manera de calentarme que hacerlo en un sitio lleno de muchas personas que pudieran descubrir lo traviesa que soy. Lo esperé encima del tocador con mi falda arriba y sin ropa interior. Se bajó la cremallera y se introdujo dentro de mí, estaba totalmente húmeda y abierta para él. Fue violento, tempestivo, ardiente, le decía ¡dame más duro, dámelo! De repente la gerente del bar abrió la puerta y nos descubrió. Sonreímos y minutos después acabamos.
 
Lo que no sabíamos, es que en ese peculiar bar a los que descubrían teniendo sexo, lo hacían le regalaban una botella de vodka, no sin antes hacerlo público a la audiencia”
 
El Fetiche de Titi va más lejos y aunque todavía no ha pasado un susto, a ella le encanta que la estrangulen justo antes de llegar al orgasmo. Sabemos que hay quienes se les ha pasado la mano, como el reconocido actor David Carradine que su auto estrangulación lo llevó a disfrutar al otro lado del río. Así que, ¡tengan cuidado con la “Asfixiofilia”!
 
“Es un placer indescriptible, es como si estuvieras a punto de desmayarte pero no lo puedes hacer porque estas llegando al orgasmo. Una vez salía con un chico y una noche mientras lo hacíamos, le dije que me ahorcara, creo que no le gustó la idea, porque después dejé de llamarme. Que aburrido ja, ja, ja”
 
No tiene nada de malo divertirse con tu pareja con prendas, cuero, látex, látigos, juguetes, disfraces, lugares etc. Todos tenemos esos pequeños gustos que solo conoce el subconsciente y que de vez en cuando pide a gritos salir en la cama. No dejes que nadie te catalogue como enfermo/a si tu fetiche es extraño, déjate llevar por la pasión. Los fetiches son como el tequila, siempre será necesario el limón y la sal.
 
 
En Twitter: @Bellaini
En Facebook:  SoyBellaini
 En Instagram:  @Bellaini
En Hey Hey y Snapchat: @Bellaini
 
Si quieres leer sobre un tema particular, manda tu historia al correo [email protected] No te preocupes que la confidencialidad siempre estará presente.


 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here