¡Ese pene es mío!

posted in: sabanas | 0

Su sabor era exquisito, me gustaba tenerlo entre mis manos, me gustaba lamerlo, sobarlo y después metérmelo en la boca al mismo tiempo que masajeaba sus bolas, ¡eso le encantaba! Para mi hacerle sexo oral era un total disfrute, chuparlo era mi placer culposo y mientras lo miraba de rodillas le decía: “ese pene es mío”.

El sitio a veces cambia lo que permanece igual es la compañía. Ya Carolina, Daniela y yo estábamos reunidas hablando sobre el trabajo de cada una mientras esperábamos a Verónica.

A lo lejos vimos llegar acalorada y atareada con unas bolsas a Vero, quién con una sonrisa de oreja a oreja se nos acercó y nos dijo: ”¡chicas son fan de un pene!”

Ya sentadas con trago en mano y Vero más relajada para contar su vehemente afirmación inició así:

“Chicas, una mujer no solo se enamora de un hombre, también se enamora de su pene, y creo que estoy enamorada de un varón de 15 centímetros.

Gonzalo no es muy inteligente que digamos, es el típico chico de: “calladito te ves más bonito“.

Solo puedo decir que estoy saliendo con un pene, y es lo único que Gonzalo ha aprendido a trabajar bien, porque no hizo lo mismo con su cerebro.

Cuando hago sexo oral me gusta ponerme creativa, sobre todo si el paquete del chico es de mi agrado, y si algo se hacer muy bien es chuparlo.

El domingo amanecí entre sus piernas, estábamos desnudos, su calor era abrazador así como su cuerpo…de espaldas a él, empecé a restregar mi trasero en su pene erecto…mmm…que rico era sentirlo…

Mientras me besaba el cuello, yo movía mis caderas y empujaba mi culo hacia atrás para sentir su rico falo…dejé que mi mano saludara a mi verdugo, mi palma abrazó su grosor…podía sentir sus venas inflamadas…

Como un vampiro, su lengua dibujo coordenadas en mi cuello, sus manos enganchadas en mis senos me invitaban a portarme como una perversa…empecé a masturbarlo suavemente…

De espaldas a él y de lado, pude sentir como su guebo se complacía con mis manos…subía y bajaba sus pliegues sedosamente… mientras sobaba sus carnes el formaba ondas en mis pezones erectos…que rica sensación….

Me pegué más a él…seguía masturbándolo, pero esta vez incorporé mi trasero, abrí mis nalgas y desplacé con mis carnes de norte a sur su grandeza…mientras lo hacía empezó a gemir en mi oído…ufff, que rico, me gustaba complacerlo…

Mi mano intrépida siguió al pie de la letra mi ambición por él, mi sexo audaz y apetitoso por mi pene se destapó…expandí mis piernas y deje que mi cueva devorara lo que me pertenecía…

Nos movíamos al ritmo…poco a poco su verga me poseía…ahhh…podía sentir como mi Venus se consumía su hombría…mis manos decidieron recrearse con sus testículos, así que mientras me cogía, mis dedos retozaban y apretaban sus bolas.

Nuestros cuerpos se complacieron por unos minutos…

Lentamente me aparté de él, su rostro quedó desconcentrado…le dije que iría por algo para ponerle al postre, quería nutrir mis boca con sexo oral.

En su boca se dibujó una sonrisa…

¡Ese pene es mío! Bellaini. Sexo. Relatos eróticos. Sex blogger. Coach Sexual. Bellaini. Epoderamiento femenino.

Llegué a la habitación caminando como una salamandra…me paré desnuda frente a él…como un trofeo le mostré un pote de nutella y le dije: “ a partir de hoy, la nutella no será lo mismo”

Introduje un dedo y lo llené del delicioso chocolate de avellana, me lo metí a la boca y lo chupe como si fuese su pene…

Volví a meter el dedo en el pote y saque otro poco de nutella, me dirigí hacia él con el dedo apuntando a la luna…me subí a la cama, caminé sobre su cuerpo…abrí mis piernas en frente de su cara y coloqué un poco de ese bombón en mi Venus…

Bajé mi lujuria a su rostro…esparcí otro poco de nutella en sus labios y le dije: “chúpame”

Sus manos se posaron en mis muslos y su lengua alardeó en mi clítoris achocolatado…ah….que rico me la chupaba….lamió mis labios…absorbió mis carnes rosas y erizadas…si..si…toma chocolate le decía…ahh….

Su boca tatuó la ruta de mi clímax…que exquisito sexo oral… dulce… avellanado…moví mis caderas mientras me chupaba aah..si…su lengua palpitó en mi clítoris, coloqué otro poco de nutella…me lamió codicioso….

Mis fluidos se mezclaron con el cacao…estaba llegando…ahhh…mi orgasmo se retrato en su boca, sus pupilas gustativas lo sabían…llegué dulcemente..

Segundos después y con mis piernas temblorosas retiré mi sexo de su boca, ahora yo le iba a dar una mamada que jamás olvidaría…

Me deslicé sobre su cuerpo…tome su pene entre mis manos mientras le decía: “ese pene es mío“…coloque un poco de nutella en la punta de su verga y poco a poco mi lengua empezó a lamer sus carnes…

De a piquitos le decía a su glande que lo quería…absorbía sus aguas ahora achocolatadas con mi lengua…lamía de norte a sur su grandeza….

Coloqué otro poco de nutella en la anchura de su pene y empecé a aspirar cada centímetro de su sexo…mientras lamía su longitud, jalaba sus bolas suavemente hacia abajo…su guebo olía y sabía divino…

Mis manos resbalaban en su extensa virilidad…así que mi boca hizo una embestida sobre su sexo…empecé a chuparlo…mmm…su pene salía y entraba de mi boca…mientras se lo mamaba lo miraba….mmmm

¡Ese pene es mío! Bellaini. Sexo. Relatos eróticos. Sex blogger. Coach Sexual. Bellaini. Epoderamiento femenino.

A ratos se lo mamaba de forma rápida mientras apretaba sus nalgas…luego mi impudicia se sosegaba y mi ritmo bajaba para que mi lengua recorriera su prepucio carmesí…mmm…luego volvía a meter su rico pene en mi boca y se lo volvía a chupar…

Mientras le hacía sexo oral sus manos se enlazaron en mi cabellera negra ondulada…me acariciaba el cuero cabelludo mientras mi boca devoraba su verga…

Mi boca enfurecida empezó a succionar más rápido…mmm…mmm….seguía mamándoselo…mmm…mmm…ya sentía la tensión de su guebo…sabía que se iba a venir…así que jale sus bolas hacia abajo y dejé que mi lengua correteara su glande al mismo tiempo que succionaba su cabeza…mmm…mmm…aparté mi boca y lo masturbé con mis manos al mismo tiempo que mi lengua brincaba en su uretra….mm…

Me lo volví a meter en la boca…lo succionaba con pasión…mmm…empezó a gemir…me apretó el cabello…se lo chupaba más y más…mmm…mmm….lo escuché gritar…ah….ah….

Su semen se deslizó por mi lengua envenenada…saboreaba su espasmo…podía sentir como su cálido orgasmo me pertenecía…succioné todo su clímax…me tragué sus elixir…acabó divino…

Retiré mi boca de su sexo y lo mire…un poco de semen se escurrió sobre mis labios…pase mis lengua y recogí lo que quedaba de su orgasmo…volví a tomar un poco de nutella y mezcle su ambrosía ahora achocolatada…

Me alejé de la batalla carnal orgullosa y endulzada de se orgasmo…ya me había tomado la leche, ahora debía preparar café y desayuno…

Cuando me aleje del cuarto, giré mi rostro descansado y travieso y apuntando su verga le dije: “¡ese pene es mío!”

Después del relato de Verónica, a todas nos dieron ganas de tener una nutella en la nevera, pero sobre todo, un pene para poder complementarla.

¿Y a ustedes, no les provoca?

Si quieres leer sobre un tema particular, manda tu historia en la sección de mi web “Cartas a Bellaini”. No te preocupes que lo que escribas allí no se hará público y la confidencialidad siempre estará presente. Puedes leer todos mis relatos y escuchar mis audio relatos en bellaini.com

En Twitter: @bellaini

En Facebook: SoyBellaini

En Instagram: @Bellaini

En HeyHey: @Bellaini

En Snapchat: Bellaini

En Periscope: @Bellaini

Leave a Reply